Un atrapasueños es usado como un hechizo para proteger a los niños de las pesadillas. Los Ojibwa creían que un atrapasueños filtraba los sueños de las personas y los “buenos sueños” pasan por el centro hacia la persona que duerme. Los malos sueños son capturados en la malla y se desvanecen con el primer rayo de luz del amanecer.

Mostrando todos los resultados (14)